Compra mi tiempo para
multiplicar el tuyo

Cuando estoy delante del ordenador y miro a la derecha veo un post-it pegado a la pizarra, ya bastante arrugado, que pone:

You won’t get rich renting out your time

[No te vas a hacer rico alquilando tu tiempo]

Una gran frase de Naval Ravikant.

Lo puse cuando un tío del que me fío bastante me dijo: «No hay demasiada diferencia entre vender servicios y estar sentado conduciendo un taxi.»

Hora trabajada, hora cobrada.

Por eso hace ya un tiempo que decidí intentar minimizar mi exposición a clientes de servicios.

Siento que ya he dedicado muchas horas de mi vida a tareas que solo iba a cobrar una vez.

Hora trabajada, hora cobrada.

Lo opuesto son horas no cobradas a corto plazo pero con posibilidad de ser cobradas muchas veces a largo plazo.

Si invierto horas en un proyecto puede salir bien, mal o hacerme rico, pero si invierto horas de forma recurrente en proyectos de otros, alquilando mi tiempo, es seguro que, como dijo Naval, no me voy a hacer rico ni en tiempo ni en dinero, y de eso va esta vaina.

Sin embargo, esta página se titula «Compra mi tiempo…»

Aunque esquivo servicios, me divierte enormemente echar una mano puntual a gente que empieza en el mundo de los negocios online.

Además he comprobado que los tropecientos millones de fallos que he cometido en los últimos años son muy útiles para la gente que está donde yo estaba hace casi 10 años, buscando meter la cabeza.

Ver las cagadas de otro puede tener un efecto muy multiplicador.

Para mí es una tarea que cobro una vez, sí, pero si la cobro bien y encima es enriquecedor, me permito saltarme esa norma autoimpuesta de huir del «hora trabajada, hora cobrada».

Para ti puede significar un avance express en tus andanzas online. En hora y media tendrás, muy probablemente, tareas para varios meses.

No hay mucho más.

Bueno sí, te cuento el proceso

Seleccionas el día y hora, aunque luego podemos cambiarlo si te viene mejor.

Tú me mandas tus ideas/dudas/preguntas o aquello que consideres en lo que puedo serte útil.

Nos vemos la cara en zoom y lo desgranamos todo.

La sesión es de una hora y media y es muy probable ambos terminemos con dolor de cabeza.

El precio actual es de 300 dólares. Incluye la sesión de hora y media más el tiempo de preparación con la información que me mandes.